¡¿Pero por qué te enojas?! Vení, dejame explicarte.

Te regalé un peine no como una broma de mal gusto. Volvé, hablemos. Ya sé que sos pelado. Lo mío es un canto a la esperanza.